EL DIABLO EN EL ESPEJO.

images.jpg

Estábamos todos tomando unas copas en un bar de mi ciudad. Estabamos de risas y bebiendo lo normal, cuando apareció un muchacho moreno, de unos 16 años, como nosotros. Alberto, uno de mis amigos que allí se encontraban, le saludó, puesto que eran amigos. Se sentó con nosotros y hablamos durante unas horas.
Al cabo de unas, más o menos, 3 horas, el tema de conversación pasó a ser historias de miedo, puesto que ya había anochecido y nos encontrabamo
s ahora en un botellón en un descampado. Nos contabamos historias terroríficas y acabamos realmente asustados. Entonces Safías, el chaval gótico amigo de Pablo, dijo qu
e conocía una forma de ver al Diablo.
Le escuchamos con, la verdad,atención de cuando te cuentan un chiste. El procedimiento que hay que seguir es el siguiente:(Textualmente)"En Nochebuena, justamente a las 12 de la noche, el Diablo hace la inspección en la Tierra, la única en el año, así que si queremos verle tiene que ser ese mismo día a esa misma hora. Vete al baño, puesto que es el lugar más propicio
realizar el evento, y cierra la puerta.
Enciende 12 velas, al poder ser negras, y situate enfrente del espejo. Cuando quede poco para que sean las 12, cierra los ojos y situate, como dije antes, enfrente del espejo. Mantenlos cerrados hasta que quede solo una campanada de las doce que debe sonar. En ese segundo verás al Diablo en el espejo"Todos nos lo tomamos a broma, pero David, otro amigo con el mayor valor que he visto nunca, dijo que lo haría sin problema.
Estabamos a 20 de Diciembre, así que en cuatro días lo haría, solo pedía que hubiese un testigo, y que sería en su casa. Ese testigo fui yo.24 de Diciembre, las 23:55. Todo preparado y nadie que nos moleste. Entró David solo, yo tengo mucho miedo a esas cosas. Se cerró la puerta y esperé sentado afuera. Las campanadas sonaron, y yo estaba al acecho de que algún ser estuviese espiando para darme un susto, pero no pasó nada. Suspiré, aliviado, y llamé a David.
No contestó. Atemorizado, abrí la puerta de un golpe, y encontré a David en el suelo, agarrandose el corazón. Y en el aire se olía el inconfundible rastro del azufre. Llamé a la ambulancia a toda prisa y como pude, y se lo llevaron al hospital.Le diagnosticaron un infarto al corazón a causa de un sobresalto, una crisis nerviosa.
Yo no pude dormir durante meses, hasta que fui tratado por un psicólogo. Cuando por fin David se recuperó, me dijo a mí sus primeras palabras:"Lo he visto . . . Tengo mucho miedo"Ahora ya he conseguido dormir, pero David no es ya el mismo. Recuperó algo de su vitalidad, pero aún se le nota muy apagado, triste. Dicen que es porque el infarto lo deja a uno mal. No fue eso: fue lo que vió en el espejo. Y estará así hasta que se muera.



NO ABRAS LA PUERTA.


puerta.jpg
Muchas personas piensan que esto que os voy a relatar es una simple leyenda, un cuento o incluso una falsa historia, pero yo lo único que puedo hacer es contárosla, a partir de ahí, sacad vuestras conclusiones. Hace 2 años, estaban en su casa, tan tranquilos, María, una señora de 40 años que se había divorciado recientemente, con su hijo pequeño de tan solo 8 años. Como era de costumbre María se tenía que ir todas las noches a trabajar, debido a que era una mujer con muchas responsabilidades( tanto en su trabajo como en su casa). Pero aquel día sería muy diferente al resto de los demás; ya que, cuando se encontraban cenando vieron en las noticias que un asesino en serie, muy peligroso y agresivo había escapado del centro penitenciario de la ciudad. Lo más grave de la noticia no era que este interno hubiese escapado, lo peor era que había sido visto pocas manzanas cercanas del hogar de la familia. Esto provocó la incertidumbre de María que al irse al trabajo tenia que dejar a su hijo solo en casa. Maria para prevenir desgracias cerró las ventanas, puertas, y le explicó lo siguiente a su hijo: - No habrás ninguna ventana ni las puertas. Aunque llevo las llaves, por si ocurre algo, yo llamaré 3 veces seguidas al timbre o simplemente me reconocerás por la voz y entonces sabrás que soy yo. Llegado el momento, María se fue a trabajar y dejó a su hijo solo. Éste, lleno de miedo, cerró la puerta a cal y canto y se puso a ver la tele para relajar la mente. Al cabo de rato, el chico ya estaba dormido cuando de pronto llaman a la puerta. PON...PON....el chico se despertó y aterrado se dirigió muy despacio hacia la puerta y dijo: - ¿Eres tú mamá?. La respuesta vino con otra serie de golpes acompañados de un susurro escalofriante que decía: JABREME DA PUETA. El niño atemorizado huyó hacia su habitación donde se pasó la noche llorando y esperando a que llegase su madre, hasta tal punto que se quedó dormido. Al día siguiente cuando se levantó se dio cuenta de que su madre no había vuelto. Y aún con miedo se dirigió a la puerta que conducía a la salida de la casa y se encontró a su madre con las piernas cortadas( por lo que no pudo llegar al timbre), la lengua cortada( por lo que no le pudo reconocer la voz) y totalmente ensangrentada. Desde ese día este chico tuvo que estar hospitalizado en un psiquiátrico y no pudo dormir sin sufrir constantes pesadillas........ y si os preguntáis por que sé, es por que, simplemente, soy ese niño.




EL ENIGMA DE LA MONJA.


Todo esto ocurrió no hace mucho tiempo durante una fría noche de otoño, en un colegio religioso de la provincia de Córdoba, llamado “Espíritu Santo”.

Tras acabar su jornada deportiva el joven alumno, el cual estaba matriculado en dicha escuela, olvidó uno de los libros que trataba sobre la materia que al día siguiente se examinaría de un parcial. Por lo cual, en vista que el ocaso del sol avanzaba, decidió acudir a su escuela, y recoger dicho libro.
Una vez que el joven estuvo frente a la gran valla, que separaba las dependencias municipales de las docentes, decidió saltarla y entrar por unas de las ventanas que pudo observar que permanecía abierta.

monja.jpg



Una vez dentro, avanzaba con velocidad hacia su aula, pero algo ocurrió al margen del joven intruso cuando atravesó el umbral de la puerta de dicha aula. Al pulsar el interruptor de la luz, descubrió a una señora de avanzada edad, sentada en uno de los numerosos pupitres.
¿No es ya tarde para que estés aún en el colegio niño? – Dijo la aparente religiosa.

El joven mostró inquietud, confusión y algo de miedo, pero un aura misteriosa relajó todas estas alteraciones en cuestión de segundos.
Lo sé, pero… Olvidé unos de mis libros, y al tener el examen mañana pues… decidí entrar sin permiso… Respondió nervioso.

No te preocupes, no diré nada de esto – añadió la misteriosa mujer, a cambio tendrás que hacerme un favor, dale esto mañana a la directora, ella es buena amiga mía y tengo que devolvérselo.
Por supuesto señora, mañana mismo se lo daré, ¿de parte de quien le devuelvo este rosario? – Preguntó con amabilidad el joven.

Ella ya sabrá de quien es cuando lo vea, gracias – Continuó la extraña – Ten buena noche hijo, hasta pronto.
Ambos se despidieron intercambiando sonrisas. A la mañana siguiente el joven buscó a la directora del centro y le entregó el rosario tallado en madera de color caoba.

¿De dónde has sacado esto? – Preguntó la directora con un tono arisco.
Me lo dio ayer una señora, no se su nombre pero dijo que la conocía a usted – Respondió respetuoso el alumno.

Este rosario era mío, se lo presté a la Madre Patrocinio. La madre Patrocinio falleció en nuestro internado hace tres años, le colocamos este rosario en el cuello en señal de religiosidad.




ACCIDENTE EN SANTO DOMINGO.



accidente.jpg
Mis padres hicieron hace poco 25 años de casados. Para celebrarlo se fueron de viaje a Santo Domingo con unos tíos míos. En el hotel el guía turístico les dijo que si se encontraban a alguna persona malherida que no se pararan nunca a ayudarle por si algún familiar los veía y creía que habían sido ellos y podía vengarse allí mismo.

El caso es que un día mis tíos alquilaron un coche para dar una vuelta y mis padres se quedaron el hotel. Cuando mis tíos volvieron al hotel estaban blancos como la leche. En la carretera se habían cruzado con un hombre que estaba todo lleno de sangre y pedía ayuda. Como el del hotel les dijo que no pararan y que llamaran a la poli pues ellos siguieron. Pero a unos pocos metros decidieron dar la vuelta.

Cuando llegaron al lugar donde le habían visto el hombre ya no estaba. Se bajaron del coche y miraron. La carretera acababa en un barranco y allí había un coche volcado con alguien dentro.

Cuando se acercaron vieron que dentro del coche había una mujer que estaba muerta y el hombre que antes habían visto en la carretera.
Lo más extraño es que el coche estaba boca abajo y el hombre estaba en el asiento del conductor y con el cinturón bien puesto. Cómo llegó hasta allí es algo inexplicable.